fbpx

Madrugar

Madrugar ¿A quien madruga Dios le ayuda?

Eso dice el refrán, y cada vez más personas quieren hacer suyo el refrán. Cuando trabajas para ti y te conviertes en tu propio jefe, se hace especialmente necesario sacarle horas al día.

Además, leemos continuamente sus beneficios en las entrevistas a empresarios y referentes de éxito mundial, levantarse temprano de hace ser más productivo porque consigues estar más centrado y motivado

Pero, ¿cómo conseguirlo? Para muchas personas se convierte en un verdadero reto madrugar, la conciliación de la vida familiar con la profesional y nuestros horarios mediterráneos no nos lo ponen fácil.

A veces solo es cuestión de integrar nuevas rutinas y técnicas para hacerlo más fácil, a continuación te contamos unas cuantas:

1.- La noche es joven pero no tanto.

No podemos pretender ser unos madrugadores y también los últimos en apagar la luz. Muchos estudios nos indican que los niveles de motivación están totalmente relacionados con las horas de sueño que inviertas en ti. Si no descansas bien, te faltará motivación, energía y un buen despertador a la hora de levantarte.

  • Duerme más y mejor vigilando tu consumo de cafeína, intenta no tomar ni café ni bebidas con cafeína sobre todo por la noche.
  • Intenta irte a dormir por lo menos dos horas después de haber cenado, aunque eso signifique adelantar tu hora de cena. Tu sueño será más agradable y reparador si ya has hecho la digestión Y si eres de los de sofá y serie/peli, prográmala para otro momento, créeme que vale la pena.
  • Sustituye móvil, tablet y portátil por un libro, de los de papel de toda la vida. Las pantallas azules afectan a tus patrones de sueño de manera negativa.
  • Apaga la señal de wifi de tu casa, aunque el aparato que emite la señal esté alejando del dormitorio, sus ondas navegan a sus anchas por tu casa.
  • El móvil, mejor déjalo cargándolo en otra habitación. De nada sirve que lo pongas en modo avión si lo dejas cargándose durante la noche. Evita utilizarlo de despertador, y vuelve a los de toda la vida.
  • Cuida y mima el ambiente de tu habitación. Intenta que esté lo más oscuro posible, perfuma los textiles de tu cama, que sea un placer cada vez que te metes en la cama.

2.- Aprovecha esos “5 minutos más”.

Olvídate de esas alarmas dobles o triples, de ir añadiendo 5 minutos más cada vez. Intenta levantarte la primera vez que suene el despertador y que esos 5 minutos sirvan para algo productivo.

Coloca tu despertador todo lo lejos que puedas de la cama, así te evitarás caer en esa rutina, que descoloca tu ciclo de sueño, haciendo que estés más cansado el resto del día.

3.- ¿Por qué madrugar es importante para ti?

Asocia el hecho de madrugar a realizar algún tipo de actividad que te guste, y te motive, y que no podrías hacer de otra manera por falta de tiempo. Salir a correr, escribir, leer el correo tranquilamente, disfrutar de un desayuno sin prisas…

4.- No cambies tu rutina de golpe, o tu cuerpo lo acusará.

Comienza restando 15 o 30 minutos el primer día, a ver como lo llevas, y en función de cómo respondes y cómo te sientes a lo largo del día, ves acomodándolo hasta que forme parte de tu rutina. Recuerda que los hábitos se cristalizan a partir de los 21 días de repetición.

 

Madrugar

 

Esperamos haberte ayudado a transformarte en un buen madrugador, verás que en unos pocos días te sentirás más productivo y con más energía.

 

Si te ha gusta esta publicación de “Madrugar ¿A quien madruga Dios le ayuda?”, también te podría gustar: “Lunes sin agobios, planifica tu día a día

Facebooktwitterlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *