Llegan las merecidas vacaciones, ¡pon el off!

pon el off

Llegan las merecidas vacaciones y por eso decimos pon el off

Dicen que el año se acaba dos veces, una el 31 de diciembre y otra el 30 de Junio. Y cuanta razón tienen, no se quien lo dijo pero para mi tiene todo el sentido. Estas últimas semanas veo a todo el mundo correr de un lado para otro “como pollo sin cabeza”, cerrando proyectos (o post-poniéndolos hasta septiembre), tratando de dejar la agenda a cero antes de las merecidas vacaciones, y alternando todo ello con el final de las clases de los niños. Con las vacaciones de verano casi a la vuelta de la esquina para muchos el mes de junio es “como si se acabara el mundo”.

¿Y cómo frenar esa inercia el día cero, tras cambiar zapatos por sandalias y traje por bermudas?

¿Cómo sustituir esa actividad frenética por un parón total en la hamaca playera?

Sin duda no es fácil desconectar y disfrutar al cien por cien del ansiado momento de gravedad casi cero, porque nuestro cerebro, acostumbrado a la inercia del día a día, sigue pensando y planeando millones de cosas que nos impiden relajarnos.

Y es tan importante relajarse y poner el pausa como darlo todo en el día a día trabajando, porque sin una cosa no puede haber la otra, nuestro cuerpo y mente necesitan ese oasis de parón obligado.

¿Pero cómo acostumbrar a nuestro cuerpo a disfrutar del placer de no hacer nada?

Con estas ideas de pon el off que en nuestro coworking tratamos de poner en práctica cuando se juntan más de dos días rojos en nuestro calendario:

  • Desconecta, de todo. Sí, cuando nos referimos a todo, nos referimos también a las redes sociales. Libérate de las llamadas pantallas azules, sean móvil, tablet, o portátil. Trata de darle a tu móvil su antigua utilidad básica: la de recibir llamadas, y deja de consultar tus redes sociales y tus likes cada media hora. Te podemos asegurar que el mundo seguirá girando y que va a seguir todo igual para cuando tu vuelvas a la red.
  • Recupera tus sentidos abotargados. Con tanto estímulo electrónico, se nos olvida con demasiada facilidad utilizar nuestros sentidos más básicos para disfrutar de todo cuanto nos rodea. Vuelve a tu niñez con el olor a hierba recién cortada, el sonido de una caracola de mar, tu canción favorita sonando en el coche mientras gozas del paisaje.
  • Apaga un rato la caja tonta. No la desconectes del todo, simplemente olvídate un poco de que está ahí, y conecta más con todo lo que te aportan las actividades al aire libre.
  • Trata de reducir tu culpabilidad. No va a pasar nada porque pares, aunque no te guste lo que vas a leer a continuación, nadie, absolutamente nadie, es imprescindible. Deja que otros tomen tu relevo temporalmente, delega y responsabilízate sólo hasta el momento de dejar tu mesa de trabajo atrás.
  • Recupera tus hobbies, todo aquello que te hace feliz y que nunca tienes tiempo de hacer. No tienes que ser ningún artista para hacerlo, explora tu creatividad de manera relajada.

 

Pon el off

 

  • No hay normas. En este momento no hay normas, y no hay horarios. A no ser que tengas menores a tu cargo que necesiten de unos horarios, date el placer de romper con la rutina.
  • Practica el slow mode. Prueba a hacer las cosas de manera más consciente y plena, dedícate un tiempo a observar y observarte sin prisas. Simplemente relájate.

 

Esperamos haberte ayudado a poner tu mente y cuerpo en off, disfruta de este merecido descanso, ¡te lo mereces!

 

Si te ha gusta esta publicación de “Pon el off”, también te podría gustar: “Envento de éxito“.

Facebooktwitterlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *