La Holocracia

La Holocracia: ¿es posible implantarla en tu empresa?

Dentro de los modelos horizontales de gestión, algunas organizaciones, aún muy pocas, han dado un paso más incorporando la holocracia en su sistema de toma de decisiones, eliminando jerarquías y distribuyendo su gestión de forma totalmente horizontal.

La primera vez que se puso en práctica fue en la empresa Temary Software de la mano de su fundador Brian Robertson, quien trasladó las formas democráticas de los gobiernos al mundo empresarial.

Tras años de experimentación y desarrollo en su propia empresa, elaboró la Holocracy Constitution, a través de la cual pretende ayudar a otras organizaciones a modificar sus estructuras internas.

¿Cómo funciona la Holocracia?

La estructura de la Holocracia está formada por círculos auto-organizados que se encargan de todas las fases de los proyectos que se llevan a cabo. Los empleados saben en todo momento cuál es el objetivo y se organizan de tal forma que les permita alcanzarlo.

De esta forma, cada persona desempeña múltiples funciones dentro de la empresa y participa en diferentes equipos a la vez. Sus tareas son constantemente actualizadas para adaptarse mejor a las necesidades de su equipo.

Los objetivos de forma natural van cambiando y por lo tanto la manera de organizarse también. Se fomenta la comunicación entre círculos al haber personas que pertenecen a más de uno y las decisiones se toman de forma consensuada pensando en los intereses de la empresa.

Este modelo ha sido la forma natural en la que han nacido startups y pequeñas empresas donde la meta es conseguir que la idea de negocio funcione, lo que les lleva a trabajar en grupo compartiendo responsabilidades y objetivos.

Cada trabajador realiza varias funciones al mismo tiempo por lo que se precisan perfiles multidisciplinares.

¿Qué ventajas puede aportar este modelo de gestión a tu empresa?

  • Se elimina la rivalidad entre departamentos, y se consigue que todas las partes luchen por un mismo y único objetivo, que es el crecimiento de la empresa.
  • Se erradican vicios como la burocratización o la lentitud en la toma de decisiones.
  • Se consigue un modelo de gestión más transparente.
  • Se fomenta la comunicación: todos los integrantes de la empresa pueden aportar ideas y aportar su punto de vista.

La ausencia de un jefe tradicional implica que si un trabajador quiere que algo se haga deberá convertirse en líder. Esto facilita el desarrollo de cualidades por parte del equipo tales como la capacidad de persuasión, de unir fuerzas, la facilidad para empatizar, o estar más atento a las necesidades de un compañero para hacer equipo.

El principio que respalda la Holocracia, es que la estructuración de la empresa permite responder de forma más rápida. Y se consigue a través de la optimización de los flujos de información, del coraje para probar, del aprendizaje en ciclos rápidos, y de la organización en un objetivo común de empleados, clientes y compañeros.

La Holocracia transforma la gestión de los Recursos Humanos de la Empresa

La holocracia cambia la forma de trabajar, pero también transforma la gestión de los recursos humanos. En este modelo de gestión, los despidos o subidas salariales son decididos por los compañeros en procesos de evaluaciones.

Las empresas que han seguido estos modelos lineales han tropezado al llegar al asunto de la política salarial. El dinero siempre es un tema sensible. ¿Dos personas que hacen el mismo trabajo deben cobrar lo mismo? ¿Hay otros factores, además del trabajo que se realiza, que entran en juego a la hora de fijar el sueldo? ¿Qué sucede con aquellas personas que destacan frente a las demás porque tienen esos rasgos de liderazgo, incluso fuera de la empresa, dentro de su sector? Son bastantes preguntas a las que empresas seguidoras de este modelo intentan responder.

La adopción de esta forma de organización se ha visto como un camino eficaz para impulsar a la empresa en un determinado momento por la agilidad con la que desarrollan los cambios en los procesos de trabajo.

Pero, ¿qué ocurrirá a medio plazo? ¿Cuántas empresas serán capaces de mantener una organización así? Sólo el tiempo y la práctica serán capaces de darnos la respuesta, pero sin lugar a dudas, la holocracia y los modelos de gestión horizontal se perfilan como el futuro de la organización en las empresas del mañana.

 

Si te ha gusta esta publicación de “La  Holocracia”, también te podría gustar: La competencia ¿amigos o enemigos?

Facebooktwitterlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *