La ciberseguridad

La ciberseguridad

 

Lunes por la mañana, llegas a tu lugar de trabajo y tu pc se encuentra fundido en negro, no reacciona. El de tu compañero de al lado lo mismo, y así todos. Se trata de un virus, y posiblemente esté infectado todo el edificio, y también las oficinas en otros países. Lo hemos visto y oído en muchas ocasiones, cómo un solo virus puede parar en seco la actividad de una empresa –porque ¿qué seríamos sin la tecnología?-, y lo que es peor, poner en peligro todos su datos.

En múltiples ámbitos, la ciberseguridad se basa en la tecnología, es la actividad encargada de evitar y gestionar riesgos derivados del uso de dispositivos y plataformas electrónicas. Pero no podemos pasar por alto que la interconexión es una de nuestras realidades, y cuanto más interconectado está el mundo digital, más relevante se vuelve la seguridad, por lo que la ciberseguridad no solo hace referencia a la seguridad en Internet, sino también a otros aspectos y sectores de las tecnologías de la información y de la comunicación.

Los riesgos legales (estafas y faudes electrónicos), los reputacionales (daños al honor y la imagen), económicos, así como los derivados del efecto amplificador y multiplicador que supone la red, hacen que la ciberseguridad sea hoy uno de los grandes aliados de las empresas.

La importancia de la formación y la prevención

Sin duda una del claves más importantes para las empresas en materia de seguridad en la red es la formación. Si conocemos el entorno en el que nos movemos será más fácil tomar conciencia y utilizar nuestro sentido común cuando nos movemos por la red.

Os proponemos unos tips-consejos que os vendrán fenomenal en materia de seguridad. Que sí, que muchos os sabéis la teoría de memoria pero hay que ponerla en práctica si queremos evitar males mayores:

  • Actualízate. Tu sistema operativo así como todas las aplicaciones que utilizas, deben tener la versión más actual. Recuerda que los programas anticuados son los más susceptibles a los ataques, así que utiliza parches de seguridad y mantente al día de las actualizaciones que los fabricantes van publicando.
  • Instala y utiliza con regularidad programas antivirus, antimalware, y anti-espías.
  • Controla que tus dispositivos tengan configurados cortafuegos que impidan al acceso de intrusos
  • Realiza copias de seguridad periódicas en tus dispositivos. Repítetelo como un mantra, cuanto mas exhaustivo y disciplinado seas con esto, más posibilidades de reacción tendrás ante cualquier incidente.
  • Elige contraseñas personales seguras y cámbialas periódicamente. De nada sirve tener siempre la misma en todos los dispositivos, y tampoco que utilices tu fecha de nacimiento de manera recurrente. Modifícales si sospechas que han podido se comprometidas.

La seguridad en las transacciones

Hacemos la compra por internet, planificamos y pagamos nuestras vacaciones, nos vamos de rebajas…nos hemos acostumbrado a ir por la red como si de un centro comercial se tratara. Pero de la misma forma que en el mundo offline tomamos nuestras precauciones –¿a que no le dejarías tu tarjeta de crédito al vecino?- también y con más razón debemos hacerlo en internet.

A la hora de realizar compras por internet o transacciones en línea que impliquen la obtención de datos personales o utilización de tarjetas de debido, crédito, sigamos algunas directrices básicas de seguridad:

  • Conocer con quién vamos a realizar la transacción electrónica. Cómo consumidores estamos protegidos y debemos exigir información, transparencia y seguridad en nuestros interlocutores.
  • Verifiquemos si la página web o Marketplace tiene establecidas medidas de seguridad para la protección de nuestros datos (utilización de protocolos de cifrado SSL/TSL para una transmisión segura y cifrada de los datos objeto de la transacción).
  • Examinar con detenimiento el apartado de utilización de medios de pago electrónicos. Comprobación de los medios de pago y tener en cuenta que la opción más segura es la conexión con una pasarela de pago bancaria.

Si te ha gustado este artículo te sugerimos que leas este también: CRM de toda la vida y el social CRM ¿Conoces la diferencia?

Facebooktwitterlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *