Entrevista a My Funky Bowl

Entrevista a My Funky Bowl – Carmen Raedo, Celia Vanderbeek y Cruz Raedo.

 

Doctoradas en Restauración
Colaboradoras de Coworking Esplugues
Enamoradas de la buena comida
Seguidoras de El Cuento de la Criada
Apasionadas de lo digital
Urbanitas sin remedio
Emprendedoras en pleno proceso de re-invención (y cuándo no?)

 

La crisis del Coronavirus ha sumido a personas y empresas en la incertidumbre. Casi todos los sectores económicos se han visto o se verán afectados en mayor o menor medida, y ante tal escenario, muchas empresas se están reinventando para resistir mejor la tormenta. Esta es la historia Carmen, Celia y Cruz, creadoras de My Funky Bowl y cocineras de los bowls más ricos y sanos de nuestra ciudad.

 

Hola chicas, encantada de conoceros, muchas gracias por acercarnos a vuestra historia

Gracias a ti, siempre es un placer 🙂

Comencemos por el principio, contadnos que hay detrás de My Funky Bowl, como habéis llegado hasta aquí.

Somos tres emprendedoras que teníamos un sueño, el de crear nuestra propio negocio y que este negocio tuviera que ver con algo tan esencial como es dar de comer a la gente. En definitiva queríamos hacer la vida más fácil a aquellos que buscan nutrirse desde dentro hacia fuera, de este modo nació My Funky Bowl.

¿Cómo os ha afectado la crisis del coronavirus a nivel personal y profesional?

Empezamos con My Funky Bowl en Noviembre de 2019. Quién nos iba a decir que justo cuando nuestro proyecto comenzaba a arrancar nos enfrentaríamos a una situación tan nueva como la que estamos viviendo actualmente.

 

Entrevista a My Funky Bowl

 

 

Por suerte, y por la tipología de producto que ofrecíamos, nuestro servicio fue uno de los pocos que pudo seguir en funcionamiento en plena pandemia e incluso creciendo en esta nueva realidad. A pesar de que nuestro foco se centraba en el servicio a oficinas, decidimos apostarlo todo y seguir trabajando, re-dirigiendo nuestros servicios a domicilios o a empresas que querían demostrar con el servicio de comida, su apoyo a los trabajadores.

 

¿Qué es lo que, en vuestro caso, ha puesto en relieve esta crisis? ¿cuál ha sido el hilo o call to action del que habéis tirado para reinventaros profesionalmente hablando?

Creemos firmemente en lo que se suele denominarse como ‘salir de la zona de confort’ para crecer. No solo cuándo empezamos con My Funky Bowl, sino también cuando nos enfrentamos de lleno a la crisis del covid. Siempre hay obstáculos, si lo quieres llamar así. El futuro es imposible de predecir y has de estar preparado para que todo te salga como menos lo hayas planeado.

Nosotras vemos todo lo que está pasando como un reto, una nueva situación frente a la que debemos seguir con nuestras vidas, evolucionando, y adaptándonos de la mejor forma posible. Y es aquí dónde vimos nuestra oportunidad… ¿Qué podemos aportar ante la actual realidad? Mucho, porque siempre hay mucho que aportar.

 

¿Ha cambiado vuestro cliente-tipo? ¿Cuál es ahora y a qué tipo de personas os estás dirigiendo principalmente?

Cuando comenzamos, nuestro cliente tipo era principalmente cualquier trabajador por cuenta propia o ajena, que pedía comida desde su lugar de trabajo, fuera una oficina propia o bien un coworking. Pero estalló la epidemia, y varios negocios similares a los nuestros cerraron ante la incertidumbre provocada por los ertes, y el cierre masivo de empresas.

Nosotras decidimos continuar y ampliar nuestra clientela mirando más allá, observando la nueva realidad de las personas: la gente tele-trabajaba desde su casa y no tenía tiempo de cocinar (ya sabemos que el tele-trabajo suele implicar pasar más horas delante de un ordenador que las que hacemos normalmente en la oficina).

También entendimos que las personas estábamos pasando por un momento de crisis emocional y necesitábamos más apoyo y soporte que nunca, así que pensamos en la posibilidad de ofrecer nuevos servicios como el de enviar muestras de afecto en forma de desayunos, pasteles (para cumpleaños) o rosas en forma de muffins (por ejemplo para Sant Jordi) cuando era imposible reunirnos con los nuestros.

En un momento en el que los abrazos y las muestras de cariño por contacto físico no nos estaban permitidos, era necesario poder contar con los nuestros de alguna manera, y hacerles llegar detalles culinarios nos pareció una gran muestra de amor y cariño.

 

¿Qué nuevos servicios ofrecéis?

Afortunadamente, nuestro principal servicio que es el delivery de comida saludable a oficinas o a domicilio es de los pocos que se considera de primera necesidad en el marco actual, así que no hemos sufrido tantas restricciones como otros servicios.

Lo que nos ha parecido muy re-marcable es que varias empresas nos han contratado para poder ofrecer nuestros servicios a sus trabajadores (e incluso en coworkings a sus coworkers), haciendo la vida más fácil a su comunidad, stakeholders o como lo quieras llamar.

 

Sabemos que durante el tiempo de confinamiento, llevasteis vuestro trabajo también al terreno más solidario. Contadnos que hicisteis..

Lo más notorio que hicimos en este aspecto fue la campaña que desarrollamos junto a @healthwarriors (son MUY GRANDES) de donar comidas para los sanitarios.

Tanto nuestros clientes como nosotras, tuvimos la oportunidad de poner nuestro granito de arena para hacer la vida un poco más ‘fácil’ a este colectivo que se enfrenta en primera persona a la parte más cruda de la situación que vivimos actualmente.

 

Todo cambio conlleva un nuevo aprendizaje, ¿qué habéis aprendido en este proceso?

Que el futuro es muy incierto. Que has de estar preparado para adaptarte a cualquier situación, por muy nueva que sea. “La ley de Murphy”, eso es…

 

Entrevista a My Funky Bowl

 

¿Quién o quiénes os han ayudado en este proceso de cambio?

Creemos que es muy importante confiar en lo que haces y que lo que hagas tenga un sentido, más allá del interés económico.

Nosotras nos consideramos afortunadas por haber podido contar con el soporte de personas como Marta León, que ha creído desde el principio en lo que hacemos y que nos ha apoyado siempre. Somos muy fans de las empresas como Coworking Esplugues, que apoyan proyectos que buscan hacer del mundo un lugar mejor, de la manera que sea.

 

Qué consejo le daríais a otro emprendedor, ¿cuál es vuestro secreto para hacer de esta crisis una oportunidad?

Básicamente que las crisis son una muy buena oportunidad. Para reinventarse, para crecer, y para poder dar respuesta a lo que la nueva situación pide 🙂

 

Si te ha gusta esta publicación de “Entrevista a My Funky Bowl”, también te podría gustar: “Entrevista a Adriana Gutierrez, de Sugar Corner“.

 

Facebooktwitterlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *