Verbena de San Juan

Verbena de San Juan el gran día más esperado

Y por fin llegó, acompañada de una gran ola de calor, la noche de la verbena de San Juan.

Desde tiempos prerromanos, la llegada del solsticio de verano se ha celebrado encendiendo hogueras, porque se creía que con ellas se daba más fuerza al sol en su camino hacia el solsticio de invierno, y así se alejaba a los seres que aparecían en la noche más corta del año.

Pero las tradiciones iniciales han ido mutando, ya casi no se encuentran hogueras, es una noche complicada para moverse por las ciudades y llegaron los petardos para quedarse – y por mucho tiempo, si tenemos en cuenta las enormes colas que se forman estos días en las tiendas de pirotecnia-

No sé bien en qué momento se sustituyeron las hogueras por ese ruido “infernal”, y con todos mis respetos a falleros y valencianets. Que los fuegos artificiales son preciosos y el cielo luce muy bonito entre colores, pero que alguien me explique qué poesía le encuentro yo al estruendo de un petardo metido a traición en una papelera, contenedor o cloaca –los greatests hits de los más osados-

Yo este año tenía el plan perfecto para celebrar mi verbena de San Juan, huir de la ciudad y ahorrarme los tapones en los oídos. Desgraciadamente, se me ha venido el plan abajo en el último momento, y sin tiempo para maniobra, así que he tenido que improvisar un plan B –gracias, Marta Leon por tus consejos-, nada más y nada menos que una noche de verbena tranquila en casa.

Si eres de las mías y la pirotecnia no es lo tuyo, puedes montar fácilmente un plan más tranquilo  en tu hogar, solo/a o acompañado/a y que finalmente resulte una noche memorable.

Aquí tienes algunas ideas para tu verbena de San Juan:

  • Compra coca de chicharrones, de fruta, de cabello de ángel o del sabor que más te guste. La tradición pastelera catalana nos obsequia cada año con la denominada “coca”, un dulce tradicional que antiguamente tenía forma circular con un agujero en medio, tratando de recordar la figura del sol.  Está riquísima, y si la maridas con una copa de cava bien fría, aún más.
  • Acondiciona tu casa para celebrar esta noche mágica de la verbena de San Juan. Si quieres huir del estruendo de la pirotecnia, lo mejor es que cierres las puertas y ventanas y te refresques con el aire acondicionado. Y si no tienes, tira del ventilador. Tus oídos te lo agradecerán, y si tienes perros o gatos en casa, les harás un grandísimo favor, son los que más sufren con los petardos.
  • Cubre el suelo con una amplia toalla. Coge almohadas y cojines y disponlos en el suelo, estarás más fresquito/a y crearás un ambiente relajado y especial. La cena cuanto más ligera mejor, y la puedes disponer en el suelo para disfrutarla en plan picnic.
  • Una sopa de sandía o ensalada de frutas es una cena fácil de preparar, que contribuirá a refrescarte la noche y a que te vayas a dormir más ligero/a –para compensar la coca-
  • Apaga las luces y déjate llevar por la magia de las velas. Cuida bien de ponerlas en lugares seguros, pero distribúyelas por toda la estancia, cuantas más mejor.
  • Apaga el móvil, la tablet, el portátil, la tele y todos los dispositivos. Desconecta del mundo, libérate. El mundo seguirá en pie si no contestas ese email. Y tampoco se desintegrará si no miras el Facebook de tus amigas/os.
  • Que no falte la música, prepara una lista con tus canciones  favoritas, esas que te llenan de buen rollo y optimismo y déjate llevar por el momento.
  • Permítete por un momento abandonar lo terrenal. Sueña un poco, escribe en un papel una lista de deseos y quémala luego, es una noche mágica, tienes licencia para ello. Juega.
  • Da por terminada la noche con un buen baño de espuma. Antiguamente se consideraba que a partir de las doce de la noche de San Juan, el agua era milagrosa, curaba enfermedades y proporcionaba la felicidad.  No te puedo asegurar que con un baño puedas conseguir todo eso, pero sí estoy segura que relajarás tus músculos – que con la vida ajetreada que llevamos, falta nos hace- y el poder dedicarte un momento a ti mismo/a te hará sentir bien y en armonía.

 

A veces, quedarse en casa y disfrutar del hogar y de uno mismo es el mejor plan. Haz de esta noche especial un homenaje a ti mism@, date toda la atención que mereces y comienza la semana con energías renovadas.

¡Feliz verbena para tod@s!

Si te ha gustado nuestro artículo, te invitamos a leer este que que seguro te va gustar: lo importante y lo urgente.

Facebooktwitterlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *