¿Quieres mejorar tu calidad de vida? Trabaja en un coworking 😉

calidad de vida

¿Porque decimos calidad de vida?

Somos cada vez más los que nos apuntamos a trabajar en un coworking por calidad de vida, muchos para reducir el tiempo que destinamos a ir del domicilio al trabajo, que no es poco.
Pero si vamos más allá de los beneficios logísticos más que evidentes, somos muy fans de los vínculos sociales que se crean, y que son las piedras angulares de estos espacios.

Según las últimas encuestas, el valor principal de estos nuevos ecosistemas de trabajo es la interacción con otros coworkers y la alineación de sinergias comunes, que se traduce en un importante aumento de la productividad.

Mitos “y leyendas”

Que sí, que sabemos que los espacios abiertos pueden jugar una mala pasada a la concentración, pero al contrario de lo que muchas veces sucede en una oficina tradicional –en la que presuponemos el ruido de manera natural-, el respeto es la máxima en estos espacios colaborativos.

Por ello, reuniones agendadas se emplazan a salas cerradas, mientras que los espacios polivalentes se utilizan al máximo para aprovechar el know-how común. En definitiva, en un coworking cada actividad tiene su lugar y es mucho más fácil organizarse.

Oportunidades

Cuantas oportunidades pasan de largo por no estar en el lugar y el momento adecuados.

En un coworking se generan redes naturales por afinidad de ideas y se organizan eventos y encuentros con regularidad. Ambos son el abono natural para la generación de nuevas oportunidades.

Así que tanto si eres un networker experto, como si no es lo tuyo, vas a poder generar mucho más business que el que generarías en tu oficina con tus compañeros o en casa limitando tus visitas a la nevera.

Lo nuevo: El coworking corporativo

Es cada vez más frecuente ver lugares dentro o fuera de la empresa que hablan el mismo lenguaje del coworking, que fomentan la colaboración y el intercambio.

Las empresas están abriendo sus espacios para compartir sinergias con todos los actores externos con los que colaboran, como freelances y demás profesionales independientes.

Son espacios que oxigenan la innovación gracias a un ambiente flexible y agradable, y realmente inspiradores para aquellos deseosos de probar nuevas metodologías de trabajo.

Estos espacios permiten retener el talento en la empresa, principalmente por la facilidad con la que los empleados tienen acceso a contactos profesionales de los que recibir un expertise enriquecedor, además de establecer con mayor facilidad nuevas relaciones profesionales .

En definitiva, y viendo las variantes que están surgiendo, podemos afirmar que el coworking se ha convertido en una filosofía de vida mucho más que en una manera de trabajar.

¿Necesitas más motivos para unirte a la comunidad de coworkers

Si te ha gustado este artículo te sugerimos que leas este también Internet of Things

Facebooktwitterlinkedinmail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *